DIAGNÓSTICO

Nuestra actual Constitución ha sido la base para la construcción de un régimen económico y un sistema social con uno de los índices de desigualdad más altos del mundo.

A partir de este proceso de construcción constitucional, que se abre de manera posterior a la revuelta del 18 de octubre de 2019, buscamos escribir una nueva carta magna basada en el cumplimiento íntegro de los derechos humanos de manera amplia, garantizando el derecho a la salud, educación y vivienda, nuestros derechos culturales, que siente las bases para el establecimiento de un sistema digno de pensiones, la protección del medioambiente y el desarrollo sostenible, y que haga de nuestro país un lugar más justo e igualitario para mujeres y disidencias, personas en situación de discapacidad y migrantes, garantizando de manera integral el buen vivir de todas y todos quienes habitan este territorio.

15 PROPUESTAS PARA LA NUEVA CONSTITUCIÓN

Participación ciudadana en el proceso

El proceso de cambio constitucional fue impulsado por la ciudadanía y su participación no puede restringirse únicamente al voto en los plebiscitos de entrada y salida del proceso. La oportunidad de incorporar mecanismos de participación se dará en el proceso de construcción del Reglamento que regirá el funcionamiento de la convención, y será nuestro compromiso pulsar para que se incorporen propuestas de participación periódicos de la ciudadanía individual y organizada, tales como la realización de plebiscitos vinculantes para temas trascendentales y/o en aquellos que la convención no logre acuerdos y la realización de audiencias periódicas abiertas hacia organizaciones de la sociedad civil.

Además, es importante que todos los constituyentes asumamos el compromiso de dialogar y representar efectivamente a nuestros distritos, canalizando las propuestas de las organizaciones de nuestro territorio, para lo cual se buscará generar instancias de participación ciudadana tanto virtuales como presenciales que logren estos objetivos de la manera más transversal posibles y a través de mecanismos que se puedan construir con las mismas organizaciones de base.

Pueblos Originarios y Comunidades Afrodescendientes

La nueva Constitución deberá garantizar la autodeterminación de los pueblos en un estado plurinacional, que promueva la interculturalidad como base de cohesión para la convivencia armónica y equilibrada y que pueda garantizar la protección y desarrollo del patrimonio cultural de los distintos pueblos y territorios de Chile.

Pensiones y protección de las Personas Mayores

En el marco de una sociedad de derechos, es fundamental que nuestra nueva Constitución pueda impulsar la creación de un nuevo sistema de pensiones, a través de un sistema solidario de reparto, que permita a todas las chilenas y chilenos tener una jubilación digna. 

Nuestra nueva Constitución deberá además garantizar la protección y promoción de la salud integral de las personas mayores, abriendo espacios y oportunidad para su desarrollo integral.

Educación

La Educación debe ser uno de los pilares de la nueva Constitución, garantizando el acceso y el derecho a una educación pública, gratuita y de calidad en todos los niveles. Asimismo, la constitución debe concebir la educación como un ámbito público al servicio del interés general, cambiando la relación actual con el sector privado, basado en mecanismos de mercado, a una orientada por principios democráticos.

En materia de educación inicial y básica, deberá promoverse la creación de un proyecto educativo inclusivo, transversal y que pueda reflejar las culturas de los distintos pueblos y territorios de Chile.  Se propondrá asimismo que todas las reformas a los proyectos educativos impulsados por el MINEDUC  contemplen en su construcción la participación efectiva de las educadoras y educadores. Se propondrá la reforma de los sistemas de financiamiento de las instituciones de educación pública, de manera que pueda garantizarse el adecuado desarrollo del proyecto educativo de cada establecimiento.

En términos de educación superior, la nueva Constitución deberá promover la reconstrucción de la educación pública, fortaleciendo las Universidades Estatales de manera que pueda garantizarse un acceso igualitario a una educación de calidad de todas las chilenas y chilenos.

Vivienda, Urbanismo y Territorio

La vivienda adecuada garantiza el espacio suficiente para el desarrollo integral de cada miembro del grupo familiar, en un entorno provisto de áreas verdes que promueva el desarrollo social y comunitario. Por lo tanto, se debe  asegurar dentro de los derechos fundamentales que las familias cuenten con las condiciones materiales necesarias y el acceso a los servicios básicos como luz y agua, según se establezca en la ley. Nuestra constitución deberá establecer un marco que permita el desarrollo de políticas públicas que permitan cubrir este derecho, considerando la seguridad social de la persona y sus capacidades en el mundo civil y laboral.

Con todo esto, garantizar el derecho a la vivienda es fundamental para la vida digna y por lo tanto, nuestra nueva Constitución debe considerarlo como tal, involucrando a las comunidades a través de mecanismos de participación vinculantes en la planificación de la ciudad y en las decisiones sobre sus territorios, mejorando y transparentando la gestión y el financiamiento de viviendas sociales.

Derechos Humanos

Los Derechos Humanos deberán ser la columna vertebral de nuestra nueva Constitución, que deberá consagrarlos de manera transversal y establecer el deber del Estado en la promoción de su cumplimiento, integrándolos en las materias obligatorias del sistema de educación en todos los niveles. Así también es importante establecer distintas herramientas jurídicas que protejan estos derechos y también instituciones del estado que las respalden.

Además, deberá establecer mecanismos adecuados para la reparación hacia las víctimas de crímenes de lesa humanidad ocurridos desde la dictadura en adelante.

Asimismo, deberá garantizar la desvinculación inmediata y retroactiva de cualquier autoridad pública y/o militar que sea autor de delitos de lesa humanidad, procesándolos a través de la justicia penal, y generando mecanismos para la defensa de las víctimas.

Finalmente, se deberá promover la inmediata derogación de la Ley Antiterrorista por su carácter inconstitucional.

Se propondrá también sancionar con la imposibilidad de participar en cargos y/o instituciones públicas y en especial, educacionales, de personas involucradas en la vulneración de derechos humanos.

Salud

La nueva Constitución deberá considerar la Salud como un derecho social y fundamental, que sea garantizado en términos de acceso y calidad de manera transversal a todas las ciudadanas y ciudadanos del país, a través de un sistema único de salud con base en la atención primaria. 

Será deber del estado garantizar estas acciones de salud en el sistema público o privado.

Asimismo, se propone que los medicamentos sean incluidos dentro de los bienes sociales cuyo acceso deberá ser garantizado por nuestra Constitución.

Esto implicará necesariamente la reforma de los sistemas de salud pública, proponiendo la creación de una nueva institucionalidad de salud que sea universal y esté basada en la seguridad social, y el financiamiento adecuado para sustentar estas reforma.

Medioambiente y Desarrollo

Nuestro actual modelo de desarrollo ha impuesto una excesiva presión sobre el medioambiente, llevando al agotamiento y degradación de los ecosistemas naturales. Este no es un modelo sustentable a largo plazo y tiene efectos nefastos sobre las comunidades locales que deben pagar los costos de los grandes proyectos de inversión.

La nueva Constitución deberá sentar las bases para generar cambios profundos en modelo de desarrollo que permitan garantizar la protección de los ecosistemas naturales y el Buen Vivir de todos los pueblos y comunidades del país.

Uno de los primeros cambios que deberán adoptarse en este sentido es la consideración del agua como un bien público esencial y como un derecho, cuya nacionalización sea una prioridad. Esto será fundamental no solo para la distribución equitativa y la garantía del acceso al agua, sino también para la protección de todos los ecosistemas naturales que hoy se encuentran en peligro producto de la sobrexplotación. 

El mismo nivel de protección esencial deberá ser garantizado para nuestros glaciares, flora y fauna, otorgando al Estado facultades para proteger y promover su cuidado. Se propondrá así, modificar en particular  la naturaleza juridica con la que actualmente se considera a los animales ( cosa mueble codigo civil).

El cambio climático deberá ser una parte central de la discusión, que permita replantear el modelo actual de desarrollo por uno que nos permita diversificar la matriz energética, abandonando paulatinamente las energías basadas en el carbón. 

En términos de desarrollo, se deberá avanzar hacia un nuevo modelo no extractivista, de largo plazo, diversificando nuestra matriz productiva.

Finalmente, la nueva Constitución deberá promover y proteger las semillas como parte de nuestro patrimonio natural, fomentando asimismo la agricultura familiar campesina, además se propenderá a introducir la formación en cultivo y agricultura en los planes educativos.

Modelo de Estado, participación ciudadana y descentralización

La nueva constitución deberá sentar las bases para el establecimiento de un Estado democrático y social de derecho, con un marco jurídico robusto que permita asegurar el buen vivir de todas las ciudadanas y ciudadanos, garantizando la cobertura de las necesidades básicas de la población, y asegurando de este modo el derecho de las personas a participar con igualdad de oportunidades en lo político, económico, social, cultural, y todos los demás aspectos de la vida nacional. 

En materia general de participación, y respondiendo a la urgente necesidad expresada a través de la revuelta popular, nuestra nueva constitución deberá garantizar de manera amplia la promoción de las organizaciones sociales y territoriales, promoviendo la existencia de mecanismos de participación efectiva y vinculante en todos los niveles. Así, proponemos el establecimiento de un sistema de Democracia Semidirecta, que contiene elementos de la Democracia Representativa en lo referido a que el electorado elige a sus representantes y de la Democracia Directa, en cuanto otorga la intervención directa del pueblo especialmente en lo legislativo, a través de instituciones como: referéndum, plebiscito, veto popular, iniciativa popular y revocatoria. Asimismo, nos parece fundamental quitar el impedimento de dirigentes sociales y sindicales para postular a cargos representativos.

Por otra parte, deberá propender al fortalecimiento y autonomía de las regiones, permitiendo la participación de la ciudadanía en la construcción de los programas de los gobiernos regionales. Para esto, se propone, entre otras cosas, otorgar mayor autonomía en la gestión presupuestaria a los gobiernos regionales, generar mecanismos de participación ciudadana vinculantes y mejorar la distribución presupuestaria de los municipios para hacer más equitativa la asignación de recursos, incorporando por ejemplo el criterio de monto por habitante.

Cultura, artes y patrimonio

Se buscará que nuestra nueva constitución pueda garantizar la protección y desarrollo de las culturas desde la perspectiva de los Derechos Culturales garantizados por el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, resaltándose:

1. Libertad de creación sin ningún tipo de censura.

2. Protección y promoción del desarrollo de nuestros bienes y servicios culturales, fomentando, protegiendo y difundiendo de manera permanente y directa la creación artística, tanto de las diversas manifestaciones tangibles e intangibles de la cultura popular y tradicional como desde el fomento al desarrollo de las industrias culturales del país y garantizando el acceso a estas para todas las chilenas y chilenos en igualdad de oportunidades. 

3. Promoción de la participación efectiva y vinculante de las trabajadoras y trabajadores de las culturas, las artes y el patrimonio en el diseño, evaluación y actualización de todas las políticas que afecten al sector. 

4.Promoción de la educación artística en todos los niveles.

5. Garantía de Derecho Colectivo del Trabajo, Organizaciones a nivel colectivo (Sindical) a través de las cuales puedan organizar, reclamar y regularizar sus derechos laborales. 

Igualdad de Derechos

Nuestra nueva Constitución deberá garantizar a igualdad de derechos para todas las personas, especialmente de aquellos grupos históricamente vulnerados (menores, mujeres y disidencias, pueblos originarios, personas en situación de discapacidad y migrantes, entre otros) y al mismo tiempo establecer los deberes y obligaciones específicas del Estado como garante de derechos,  entre los que se cuentan:

1. Tomar medidas concretas para prevenir, sancionar y erradicar la Violencia contra la Mujer.

2. Garantizar la libertad y soberanía de las personas sobre su propio cuerpo. 

3. Tomar medidas concretas para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las disidencias sexuales. 

4. Dado que la desigualdad de género es un problema estructural de nuestra sociedad, se deberán proponer modificaciones que permitan incorporar a el criterio de equidad de género en las estructuras del Estado.

Niñas, niños y adolescentes

Nuestro país se mantiene suscrito a la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) desde 1990. Aun así, nuestra sociedad ha fallado en la protección efectiva de nuestras niñas y niños, principalmente porque estos derechos no se encuentran debidamente incorporados en nuestra Constitución.

El primer cambio fundamental que debe realizarse en materia de derechos, es considerar a las niñas, niños y adolescentes como sujetos de derecho y no únicamente como sujetos de protección frente a vulnerabilidad o delincuencia. Este será un cambio fundamental para que la garantía de sus derechos deje de depender del Ministerio de Justicia, y pase a depender de otro organismo que pueda garantizar el cumplimiento de todos sus derechos de manera integral, respetando los cuatro principios fundamentales de la convención: la no discriminación; el interés superior del niño; el derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo; y el respeto por la opinión y participación de los niños, niñas y adolescentes, bajando la edad de votación a 16 años.

Asimismo, la nueva Constitución deberá resguardar que los adultos responsables puedan cuidarles y acompañar su desarrollo adecuadamente, como por ejemplo, contando con postnatal más amplio para madres y padres, permisos especiales para cuidarles durante la primera infancia, especialmente a las madres, padres y tutores de niñas y niños con problemas de salud y aprendizaje, entre otras medidas.

Seguridad, Justicia, Corrupción y Transparencia

La nueva constitución en términos de justicia deberá antes que todo garantizar de manera efectiva la igualdad ante la ley de todas las ciudadanas y ciudadanos, disminuyendo la corrupción y garantizando la prosecución transparente del delito.

Por otra parte, se deberá mejorar el acceso a la justicia por parte de todas las ciudadanas y ciudadanos y que tenga un fuerte foco en la prevención, obligando también la reforma del sistema judicial y carcelario, de manera que pueda fomentar y promover la reinserción social mediante programas sistemáticos y efectivos que permitan la rehabilitación de los ciudadanos y ciudadanas.

Asimismo, es fundamental que la nueva Constitución pueda garantizar la existencia de mecanismos adecuados para perseguir la corrupción y los delitos tributarios y económicos de manera efectiva.

Fomento del Trabajo y Derechos Laborales

Uno de los grandes problemas de nuestro sistema es la precarización laboral que afecta a la gran mayoría de las personas. Es fundamental que esta nueva constitución pueda establecer un marco robusto que pueda proteger a los trabajadores y contribuir a la disminución de las brechas de desigualdad.

Garantizar “el derecho de negociación por ramas” para todas las trabajadoras y trabajadores.

El salario mínimo debe satisfacer necesidades básicas para una familia promedio. Crear consejo de salarios para coordinar y administrar las relaciones laborales, generando un diálogo social entre trabajadores, empleadores y representantes del estado para resolver asuntos de interés económico y social.

No discriminación: disminucion de brechas de genero, salarios y puestos. Castigar acoso laboral. Inclusión laboral para personas en situación de discapacidad.

Derecho a la organización y derecho transversal a huelga (también en funcionarios públicos).

Establecimiento de medidas de promoción y protección de sistemas productivos y estructuras de empresa que promuevan la protección y desarrollo de sus trabajadoras y trabajadores, como es el caso de cooperativas, empresas B, entre otros.

Fuerzas Armadas y Orden Público

La Nueva Constitución deberá plantear una reforma transversal de las fuerzas armadas y  de orden público, de manera que las ponga al servicio y protección de todas las ciudadanas y ciudadanos del país, reformando y democratizando el acceso a la institución, estableciendo un escalafón único y mejorando los instrumentos de control y supervisión de la institución. 

En primera instancia se propone que se modifique el porcentaje de asignación presupuestaria de estas instituciones y se transparente el uso de recursos, disminuyendo de esta forma la corrupción al interior de la institución.  Además se propone el fin del sistema de pensiones exclusivo de las FF.AA y orden público.

Asimismo, se propone que la Constitución pueda restringir el ámbito de aplicación de los estatutos internos, haciendo a las fuerzas armadas y de orden público sujetos de derecho penal y civil como cualquier otro ciudadano.