Mi nombre es Óscar Andrés Pérez Muñoz, músico, compositor, director de orquesta y productor musical. Me presento como candidato independiente al Distrito 10 junto con otros independientes de todo Chile en la lista “Independientes por la Nueva Constitución”.

Mi vinculación con el distrito 10 se relaciona antes que todo, con mi historia de infancia, mi proceso de crecimiento y con Santiago, comuna en la que actualmente vivo. Hoy se concentra aquí la mayor parte de mi actividad laboral y es donde he desarrollado los proyectos más importantes vinculados a la democratización del acceso a las actividades artísticas y culturales y a la puesta en valor del patrimonio.

15 PROPUESTAS PARA LA NUEVA CONSTITUCIÓN

Participación ciudadana y descentralización

Es importante que los constituyentes asumamos el compromiso de dialogar y representar efectivamente a nuestros distritos, canalizando las propuestas de las organizaciones de nuestro territorio, para lo cual se buscará generar instancias de participación ciudadana tanto virtuales como presenciales que logren estos objetivos de la manera más transversal posibles.

Cultura, artes y patrimonio

Se buscará que nuestra nueva constitución pueda garantizar la protección y desarrollo de las culturas desde la perspectiva de los Derechos Culturales garantizados por el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, resaltándose la libertad de creación sin ningún tipo de censura, la protección y promoción del desarrollo de nuestros bienes y servicios culturales, la promoción de la educación artística en todos los niveles, entre otras propuestas.

Pueblos Originarios y Comunidades Afrodescendientes

La nueva Constitución deberá garantizar la autodeterminación de los pueblos en un estado plurinacional, que promueva la interculturalidad como base de cohesión para la convivencia armónica y equilibrada y que pueda garantizar la protección y desarrollo del patrimonio cultural de los distintos pueblos y territorios de Chile.

Igualdad de Derechos

Nuestra nueva Constitución deberá garantizar a igualdad de derechos para todas las personas, especialmente de aquellos grupos históricamente vulnerados (menores, mujeres y disidencias, pueblos originarios, personas en situación de discapacidad y migrantes, entre otros) y al mismo tiempo establecer los deberes y obligaciones específicas del Estado como garante de derechos.

Pensiones

En el marco de una sociedad de derechos, es fundamental que nuestra nueva Constitución pueda impulsar la creación de un nuevo sistema de pensiones, a través de un sistema solidario de reparto, que permita a todas las chilenas y chilenos tener una jubilación digna.

Infancia

El primer cambio fundamental que debe realizarse en materia de los derechos de la infancia es considerar a las niñas y niños como sujetos de derecho y no únicamente como sujetos de protección frente a vulnerabilidad o delincuencia.

Educación

La Educación debe ser uno de los pilares de la nueva Constitución, garantizando el acceso y el derecho a una educación pública, gratuita y de calidad en todos los niveles. Esto implicará necesariamente la reforma de los sistemas de financiamiento de las instituciones de educación pública.

Salud

La nueva Constitución deberá considerar la Salud como un derecho social y fundamental, que sea garantizado en términos de acceso y calidad de manera transversal a todas las ciudadanas y ciudadanos del país, a través de un sistema único de salud con base en la atención primaria. Será deber del estado garantizar estas acciones de salud en el sistema público o privado.

Vivienda y territorio

El derecho a la vivienda es fundamental para la vida digna y por lo tanto, nuestra nueva Constitución debe considerarlo como tal, involucrando a las comunidades a través de mecanismos de participación vinculantes en la planificación de la ciudad y en las decisiones sobre sus territorios, mejorando y transparentando la gestión y el financiamiento de viviendas sociales.

Seguridad, Justicia, Corrupción y Transparencia

Para mejorar la seguridad social, se debe necesariamente avanzar en términos de justicia, disminuyendo la corrupción y garantizando la prosecución transparente del delito y su prevención. Sin embargo, mejorar la seguridad no implica únicamente el aumento de las condenas, sino la reforma del sistema judicial y carcelario, que permita mejorar el acceso a la justicia por parte de todas las ciudadanas y ciudadanos y que tenga un fuerte foco en la prevención.

Derechos Humanos

Los Derechos Humanos deberán ser la columna vertebral de nuestra nueva Constitución, que deberá consagrarlos de manera transversal y establecer el deber del Estado en la promoción de su cumplimiento, integrándolos en las materias obligatorias del sistema de educación en todos los niveles. Así también es importante establecer distintas herramientas jurídicas que protejan estos derechos y también instituciones del estado que las respalden.

Modelo de Estado, participación ciudadana y descentralización

La nueva constitución debe velar por el buen vivir de cada uno de los ciudadanos, asegurando la cobertura de sus necesidades básicas, su posibilidad de participación e igualdad de oportunidades en lo político, económico, social, cultural, y todos los demás aspectos de la vida nacional. 

Fomento del Trabajo y Derechos Laborales

La nueva Constitución deberá enfocarse en la creación  de un marco robusto que pueda proteger a los trabajadores y contribuir a la disminución de las brechas de desigualdad. Para asegurar condiciones dignas laborales, un salario mínimo que permita cubrir las necesidades básicas junto con un ambiente laboral seguro, libre de discriminación y que promueva la organización y el fortalecimiento de las relaciones de trabajo.

Medioambiente y Desarrollo

La nueva Constitución deberá sentar las bases para generar cambios profundos en modelo de desarrollo que permitan garantizar la protección de los ecosistemas naturales y el Buen Vivir de todos los pueblos y comunidades del país. Uno de los primeros cambios que deberán adoptarse en este sentido es la consideración del agua como un bien público esencial y como un derecho, cuya nacionalización sea una prioridad.

Fuerzas Armadas y Orden Público

La Nueva Constitución deberá plantear una reforma transversal de las fuerzas armadas y de orden público, de manera que las ponga al servicio y protección de todas las ciudadanas y ciudadanos del país, reformando y democratizando el acceso a la institución, estableciendo un escalafón único y mejorando los instrumentos de control y supervisión de la institución.

para ver el programa completo, pulsa aquí

si quieres aportar de forma económica a la campaña, revisa esta guía a continuación:

si quieres convertirte en voluntari@ de nuestra campaña o contactarte con nosotr@s, utiliza este formulario:

6 + 12 =